Comentarios

¿Por qué arden los muslos cuando haces ejercicio y caminas?


Cuando el cuerpo hace ejercicio anaeróbicamente, produce energía a partir de la descomposición de los carbohidratos. Este proceso, llamado glucólisis, utiliza azúcar almacenada para producir energía, con ácido láctico como subproducto. Las actividades, desde caminar rápido que te dejan sin aliento hasta sentadillas extenuantes, estocadas y rizos, producen ácido láctico en los músculos y provocan una sensación de ardor. Cuanto menos acostumbrado esté a una determinada actividad, más rápido y más fácilmente se quemarán sus músculos.

Liberación de ácido láctico

Los profesionales del fitness a veces se refieren a la glucólisis como el sistema de ácido láctico porque su producción es el resultado de la capacidad reducida del músculo durante el ejercicio. A medida que el músculo se vuelve más ácido por la producción de lactato, sus terminaciones nerviosas se agravan, señala el fisiólogo del ejercicio Joe Cannon. Esto da como resultado una sensación de ardor casi dolorosa. A medida que aumentan los niveles de ácido láctico, disminuye la capacidad del músculo para producir energía y ejercer fuerza. Esta es la razón por la cual los músculos del muslo se sienten cansados ​​después de una caminata rápida o después de una intensa sesión de entrenamiento de fuerza en las piernas.

Dolor muscular de aparición tardía

Un concepto erróneo popular entre los atletas aficionados es que la producción de ácido láctico causa dolor muscular y un rango de movimiento reducido en los días posteriores a un entrenamiento intenso. Cannon explica que el cuerpo elimina la mayor parte del ácido láctico del músculo en la hora siguiente al ejercicio. De hecho, parte del ácido láctico se convierte en glucosa y el cuerpo lo almacena para su uso posterior. Aunque los profesionales de la salud teorizan sobre por qué las personas experimentan dolor muscular de aparición tardía, comúnmente llamado DOMS, ninguna teoría proporciona una explicación completa de por qué ocurre.

Sintiendo la quemadura vs. Sintiendo una lesión

A medida que ejercita y entrena con fuerza las piernas, trabaja los cuádriceps y los isquiotibiales del muslo, las pantorrillas de la parte inferior de la pierna y los glúteos (su parte posterior). El ejercicio “quemar” que las personas informan que siente se acumula con el tiempo y no ocurre repentinamente; cualquier dolor agudo e inmediato puede ser el resultado de una lesión, como una distensión o desgarro. Aunque trabajar con una quemadura lenta lo ayuda a aumentar la fuerza y ​​la resistencia, no se recomienda trabajar con un dolor agudo, ya que puede prolongar y empeorar una lesión potencialmente grave.

Mejorando la resistencia

Una vez que deje de ejercer fuerza con el músculo ardiente, la sensación dolorosa debería cesar. Puede mejorar la resistencia muscular levantando pesas más livianas, pero para más repeticiones, por ejemplo, en lugar de ponerse en cuclillas 10 veces mientras sostiene 16 libras, intente ponerse en cuclillas 20 veces mientras sostiene pesas de 12 libras; limite el descanso entre series a menos de 30 segundos. Además, intente hacer ejercicio aeróbico a ritmos más lentos pero por períodos más largos; un trote de 45 minutos a 5.5 mph aumenta su resistencia más que correr a 7.5 mph por 20 minutos. A medida que su cuerpo hace ejercicio a través de la lenta quemadura con ácido láctico, desarrolla tolerancia y mejora su resistencia al mismo tiempo.